Cuerpo, Mente y Emoción

Asesoramiento a la mujer

Elena Lodos Valdivielso
672.292.801

Pies fríos e Insomnio – Remedios

Pies fríos e Insomnio – Remedios

Pies fríos, helados, congelados!!!! Hacen saltar a tu pareja en cuanto te metes en la cama y te achuchas a ella !!!!

piesfrios

E imposible que se calienten… los frotas entre ellos, te pones calcetines, después te los quitas, los pones debajo de su cuerpo, después entre sus muslos, te giras a un lado, te giras a otro, más manta y pensamientos… muchos pensamientos… mi profe de naturopatía decía: “Pies fríos, cabeza caliente… y con la cabeza caliente… difícil dormirse”

Hay muchas, muchísimas técnicas de relajación para dormirse, pero lo primero que hay que asegurarse es que nuestros pies estén bien calentitos. Así que aquí va mi secreto mejor guardado, la técnica que funciona de maravilla, y que mejor integrar en nuestra rutina de antes de acostarnos, para no perder un tiempo maravilloso de sueño en la camita.

sleep-1209288_640

HIDROTERAPIA. Supongo que te da pereza sólo de pensarlo “¿Ahora meterme en la ducha y mojarme??? Me lo imagino, porque me ha pasado a mí, incluso sabiendo y habiendo comprobado lo bien que funciona…
Pero te animo a probarlo, tienes mucho que ganar…

Paso 1: Meterte en la ducha, sólo es necesario mojarse las piernas, así que no te tienes que desnudar del todo (Uff! porque a veces, sobretodo en invierno… qué palo!!!)

Paso 2: Agua fría (unos 20 grados C). Siempre es mejor empezar con agua fría, y suele resultar difícil… pero bueno, en lo que llega el agua caliente, aprovechas la primera vuelta de agua fría 🙂 Siempre mejor con presión que sin ella. Empezamos desde abajo y por delante, y subes hasta medio muslo por lo menos, a una velocidad media, ni muy rápido, ni muy despacio, y después bajas. Cuando llegues abajo, pasas a darte por detrás de la pierna, y vas subiendo. Cuando llegues al medio muslo por lo menos, vuelves a bajar y repites en la otra pierna.

Paso 3: Agua caliente. (unos 40 grados C) Haces lo mismo que en el paso 2, pero con el agua caliente.

Paso 4: Vuelves a poner el agua fría y repites paso 2.

Paso 5: Vuelves a poner agua caliente, y repites paso 3.

Paso 6: Vuelves a poner agua fría y repites paso 2.

Paso 7: Se acabó! 🙂 Cierras el grifo y sales de la ducha. Esta dinámica de cambiar la temperatura del agua, hace que la circulación de las piernas se ponga en marcha, con lo cual, llegará a las partes más lejanas, que son los dedos de los pies, calentándolos desde dentro, que es la manera más efectiva. Recuerda que siempre se empieza y se termina con agua fría.
Toca secarse las piernas, y para ello, vamos a utilizar el secado activo: frota, frota y frota con la toalla enérgicamente, especialmente en los pies, que es la zona más difícil. Bien entre los dedos, bien, todo el pie.

Paso 8: Ponerte calcetines, de preferencia de lana, o si no, de algodón y hop! a la cama. En cuanto menos te lo esperas, empiezas a sentir ese calor invadiendo tus pies… y cuando te des cuenta, ya te está despertando por la mañana el despertador (o tu hijo a media noche, o tu vecino que llega de marcha, un gato en celo, …)

Como ves, la naturopatía tiene muchas cosas que ofrecerte. Espero que te sirva tanto como a mí. Me encantaría saber si lo haces y te funciona.

Si te ha gustado este post, ya sabes, comparte o etiqueta a esas amistades tuyas de pies helados 😉 Y sígueme en facebook, para que enterarte de primera mano de todo lo bueno que tiene la naturopatía.

¡Y que duermas bien esta noche!

#CuerpoMenteyEmocion

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *