Cuerpo, Mente y Emoción

Asesoramiento a la mujer

Elena Lodos Valdivielso
672.292.801

Otitis de verano – Remedios de Naturopatía

Otitis de verano – Remedios de Naturopatía

Las otitis… esas compañeras de niños y niñas en verano, no tan deseadas, pero irremediablemente fieles… Porque claro, ¿dónde se está mejor en estos días calurosos que remojándose y remojándose?
¿Y nos vamos a contentar con mojar el cuerpo y la cabeza de vez en cuando? Pues ¡por supuesto que no! Habrase visto semejante idea.
Pudiendo saltar a la piscina, bucear, dar volteretas dentro del agua, fuera del agua, al caer, hacer el delfín, coger olas, que te revuelquen… ¿Cómo no vamos a hacer?

kid-1401157__180

Y claro, agua para dentro… por los ojos, por la boca, por los oídos… y ¿cómo vuelve a salir? ¿Vuelve a salir?
Por la boca y por los ojos no importa casi… pero en los oídos…

Pues esa otitis me la he cogido yo.

¡Ja! Ironías de la vida… Yo, que estoy siempre super atenta a los oídos de mis hijos, ofreciéndoles los tapones regularmente, insistiendo en que se sequen los oídos al salir del agua… somos un show, Lucas y yo, saltando a la pata coja del oído en el que ha entrado agua, con la cabeza ladeada, hasta que sale el agua que nos deja un poco sordos. (¿será una técnica poco común? mucha gente nos mira con cara extrañada…)

En fin… gracias a que tengo mis aceites esenciales (aromaterapia) que son ¡la bomba! en este tipo de situaciones. La última vez que Lucas se cogió una otitis, la médica, que ya me conoce, me dijo: “Elena, está empezando la inflamación, 48 h a partir del primer dolor de oídos, es el tiempo que tienes antes de empezar a darle el antibiótico que te estoy recetando.”
Le di el ibuprofeno, eso sí, porque como una buena otitis, le dolía bastante. Le pregunté antes, si podíamos utilizar unos remedios más suaves antes de tomar el antibiótico, y me dijo que si no le iba a doler más, sí.
Así que preparé la mezcla de aceites esenciales, mojé un algodoncito con ella, y se la puse en el oído. Le dije que durmiera sobre ese lado, para además, añadir calor al oído inflamado. Le puse otro en el otro oído, nunca se sabe, y se fue a dormir.

La noche fue super tranquila, cosa que me sorprendió, porque en el fondo, pensaba que se despertaría al pasar las 6h del ibuprofeno. Pero ¡no! Ya no le dolía. Y no le volvió a doler. Le puse los aceites durante el día alrededor de la oreja, en masaje, y también en el algodón, para que le protegieran del viento que estaba haciendo esos días. Y ya.

Volviendo a mí. Empecé a sentir mi oído y mi garganta por el mismo lado. Había estado jugando con los niños, y además, hacía viento. No quise arriesgarme, y en cuanto llegué a casa, cogí la mezcla y me la puse en el oído con algodón. Y un masajito alrededor del oído y hacia el ganglio por el cuello. Llevo dos días con molestias. No ha sido tan radical como con Lucas, pero bueno, ha ido bajando poco a poco y ya hoy, tercer día, puedo decir que estoy como nueva. Aunque lo haré durante 5 días, para estar segura.

Aromaterapia
Así que si te interesa probar, aqui va la receta para tratar las otitis agudas:
– Aceite esencial (AE) de Ravintsara (Cinnamomum Camphora): Mi antiviral y antibacteriano preferido, además de inmunoestimulante. Yo lo utilizo para todo, durante todo el año, y se puede utilizar hasta en bebés pequeños, diluído. Así que es el remedio familiar por excelencia.
– AE de Eucalyptus radiado (Eucalyptus radiata): Anti-inflamatorio, básicamente, y muy recomendado en cuadros catarrales y vías respiratorias. Apto también para niños pequeños.
– AE de Árbol de Té (Melaleuca alternifolia): El mejor antibacteriano natural que existe, de amplio espectro, además de fungicida y parasiticida. Se merece un post enterito sólo para él… próximamente 🙂

Los mezclaremos a partes iguales entre ellos, de preferencia, en un bote a parte, y siempre escribiendo de qué está compuesta la mezcla. Una gota de esta mezcla en un algodón, y al oído. Para masajear en la zona del oído o de la garganta, mejor mezclarla al 50% con un aceite vegetal, para que se absorba mejor por la piel (oliva, almendras, caléndula, sésamo…).
Los aceites esenciales son muy volátiles, es decir, se evaporan rápidamente en contacto con el aire. Es importante mantener los botes bien cerrados y sólo abrirlos para utilizarlos, cerrándolos rápidamente en cuanto terminemos. El aceite vegetal hace que esa volatilidad se reduzca.

Recuerda que si en 48h el dolor no se ha ido, o antes, si el dolor se hace muy fuerte, debes ir a que te miren el oído.

Mi marca preferida, y sin comparación, es Pranarom. Son un laboratorio que ha estudiado mucho los aceites esenciales y los tiene quimiotipados. Esto es importante porque hay diferentes tipos de una misma planta, con propiedades que varían de una otra. Por ejemplo, la lavanda, el tomillo o el eucalipto. En todo caso, es importante preguntar siempre de qué variedad de la especie botánica está hecho el aceite esencial que vas a comprar.

Para saber un poco más sobre la aromaterapia en general, puedes ir aquí.

 

Otras acciones
Se puede acompañar el proceso con la Sal de schüssler Nº3: Ferrum phosphoricum.
Esta sal ayuda a que el proceso se desarrolle más rápido. 2 pastillas para chupar 3 veces al día. Del laboratorio DHU Ibérica, por ejemplo.

Para evitar las otitis por agua atrapada en el oído, es importante acostumbrar a los niños a ponerse tapones en los oídos antes de ir al agua. Esta recomendación no sirve si ya hay agua en el oído. En ese caso, mejor no poner nada.
Explicarles que es arriesgado que metan tanto la cabeza en el agua, que den volteretas, que se disparen en los oídos con pistolas de agua o sucedáneos… aunque ya sabemos que es misión imposible. Y tampoco queremos quitarles toda la diversión, ¿no?

oído-gráfico1

Imagen de shutterstock

Poner atención en sus gestos para saber si les ha entrado agua, y entonces sí que podemos intervenir, explicándoles cómo saltar con la cabeza ladeada, la oreja con agua hacia abajo, para intentar que salga el agua; moviendo también un poco la oreja, estirándola en todos los sentidos, para conseguir que salga esa agua; poniendo la ducha de agua caliente desde abajo y hacia la oreja, puede ayudar también a que salga, (muy importante secar luego bien con una toalla, de nuevo moviendo mucho la oreja. Evitar el uso de los bastoncillos, muchas veces nos hacemos más daño que bien. En todo caso, los que se venden para bebés, que son más gordos para impedir que entren demasiado en el oído) y si no, sólo calor por medio de vapor de agua, paños calientes, o simplemente la oreja contra la almohada.

Lo que hace el calor es dilatar los conductos y facilitar la salida, además de calmar, relajar. La oreja hacia abajo, para que la gravedad actúe en nuestro favor.

Y hasta aquí.

Me encantaría saber que te han funcionado 🙂
Otra idea, para que sea más económico, siempre puedes juntarte con 3-4 personas más y compartir gastos. Los botes de AE suelen ser de 5ml o de 10ml. Cada ml de AE de pranarom son unas 35 gotas. Sólo queda repartirlo equitablemente en botellitas vacías (mejor si son especiales para aceites, con cuentagotas y de cristal oscuro).

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *