Cuerpo, Mente y Emoción

Naturopatía y crianza positiva

Contacta:
672.292.801

La ogra dentro de mí… salió!

La ogra dentro de mí… salió!

Buenas noches.

Este pequeño post para contarles que ayer fue tan difícil, tan difícil, tan difícil… que salió la ogra que llevo dentro.

Y escribo… porque todavía estoy impactada de lo que se puede llegar a hacer o decir en momentos límites… En mi caso, lo que llegué a pensar, lo que llegué a visualizar… Tuve ganas de hacerle daño a mi pequeño. Muchas ganas… ¿Cómo puede ser?

Me dijeron: “no te flageles, es normal, todos tenemos momentos débiles, y además, no le hiciste nada”

Me dijeron: “es que estos pequeñajos tienen la capacidad de sacar lo mejor y lo peor de nosotras”

Me dijeron: “te entiendo, no debe de ser fácil”

Gracias por acompañarme y escucharme, todas las opiniones me hacen pensar.

Yo siento que no es normal. ¿qué pasa dentro de nosotras para llegar a esta situación? ¿Cómo es posible no conseguir ser la adulta de los dos y gestionar el conflicto de manera respetuosa?¿Cómo voy a enseñarle el respeto, si yo misma no consigo serlo?

Cansancio, desbordamiento, aislamiento, saturación, ganas de estar en otro sitio… muchas cosas lo pueden explicar, pero ¿justificarlo?

Claramente ha habido un antes y un después. 24h más tarde y tomando unas floritas de Bach para acompañar estos sentimientos de desesperación, culpabilidad e impaciencia… ahora mismo, tengo toda mi energía puesta en encontrar soluciones, en tomar decisiones claras.

No les he pegado nunca, no es una opción (ni mi naturaleza, ni mi experiencia), algún grito, algún zarandeo cuando ya era demasiado tarde… me arrepiento y aquí, públicamente, me comprometo a no volver a hacerlo…

Pero qué hay de todas esas palabras que decimos, esas miradas que echamos, esos suspiros de saturación que ellos nos oyen… ¿no son igual de violentas? Una violencia discreta, que hace daño por dentro y que no se ve al instante, pero que tiene todo su efecto cuando estos niños y niñas van creciendo.

Me dijeron: “es difícil criar y educar y ser madre y persona y todo a la vez”

Me dijeron: “hacemos lo que podemos”

Pienso que debemos leer; pienso que debemos informarnos sobre psicología evolutiva, sobre neurociencias, sobre inteligencia emocional… les debemos saber… saber cómo se desarrollan, lo que necesitan, cómo les acompañamos, por qué dicen y hacen lo que dicen y hacen… Criar ya no es innato, estamos sin conexión, ni entre adultos, ni con nuestros hijos e hijas… curioso, en la era de la comunicación…

Me dijeron: “Anticipa”

Me dijeron: “Tienes que estar tú bien, para poder ocuparte bien de ellos”

Me dijeron: “Desconéctate del teléfono cuando estés con tus hijos, tienes que estar al 100% con ellos”

Pues sí, pues sí, pues sí…

¿Y saben qué? Las respuestas están ahí, sólo hay que tener la capacidad de autocrítica para verlas y para aceptar que esas son las respuestas y lo que hay que hacer para ponerse en acción.

En Facebook hay muchos grupos, muchas páginas, mucha información, y encontré, en el grupo “un modelo de mamá”, justo un post que hablaba de esto (de @Yvonne Laborda Sans), y muchos comentarios interesantes (@Ana Fernandez), y el link al “desafío del rinoceronte naranja”.

RinoNaranja
Así que allá voy. Me uno al grupo. Invito a unirse a quien crea que lo necesite. En twitter #rinonaranja y #yanogrito.

En la web:

http://blogs.elpais.com/mamas-papas/2013/08/harto-de-gritar-a-tus-hijos-unete-a-nuestro-desafio-.html#more

http://theorangerhino.com/

“Tus responsabilidades comienzan y terminan con tu propio comportamiento” Ghandi
#CuerpoMenteyEmocion

Un comentario - Deja un comentario
  • ana -

    Hola Elena, espero que la última crisis haya pasado y que te prepares para la siguiente… pues habrá muchas otras.
    Me ha gustado la descripción que haces de la situación y y tu sinceridad. y es que no, no es fácil la crianza, no es fácil comprender y aceptar, tampoco es fácil poner en primer lugar a los peques, a las niñas, ni es fácil olvidarnos de nosotras mismas y, en resumen, no son años fáciles. Al mismo tiempo, para mí fueron años maravillosos que siempre conservaré en la memoria y que pasarone demasiado rápidos.
    Esto te lo cuento desde mi situación actual:profesional jubilada, abuela feliz de tres nietas y tres nietos, que aun puede escuchar las voces y las risas de sus tres hijas e hijo.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *