Cuerpo, Mente y Emoción

Asesoramiento a la mujer

Elena Lodos Valdivielso
672.292.801

Ciclos Femeninos y Naturopatía

Ciclos Femeninos y Naturopatía

Ciclos femeninos: mira qué bonito e interesante puede ser conectar con tus ciclos femeninos.

Llega septiembre, y en las redes sociales veo tantas mujeres que se han puesto las pilas: nuevas resoluciones, nuevos proyectos personales y profesionales, muchas ofertas, muchas ganas, deporte a saco y alimentación saludable (o restrictiva bajo la etiqueta de sana, en el peor de los casos) para compensar los excesos del verano… parece que éste nos haya recargado tanto, que tengamos energía para conseguir todas nuestras metas.

Desde el enfoque cíclico de la naturaleza femenina, que he estado estudiando, trabajando y experimentando en los últimos 12 meses, la energía del otoño parece que nos invita a relajarnos, a calmarnos, a frenar para escucharnos mejor y aprovechar de otra manera esa fuerza con la que salimos del verano.
Podemos observar las siguientes relaciones en los diferentes ciclos femeninos bajo los que estamos las mujeres:

Ciclo femenino Pre Menstruación Menstruación Pre Ovulación Ovulación
Ciclo lunar Luna Menguante Luna Nueva Luna Creciente Luna Llena
Ciclo vital Madurez Vejez Infancia Juventud
Ciclo anual Otoño Invierno Primavera Verano
Ciclo diario Atardecer Noche Amanecer Día

El otoño que llega se corresponde con la fase pre-menstrual:
¿Eres consciente de cómo te sientes cuándo estás premenstruando? Si no te has dado cuenta aún, piénsalo ahora, tómate unos minutos para sentir cómo estás cuando te quedan 7-10 días para menstruar. También puedes esperar a la próxima vez que estés premenstrual ¿cuánta energía tienes? ¿cuántas ganas de hacer cosas?

En general, en esta fase de nuestro ciclo, tenemos ganas de no hacer muchas cosas, y es posible que vayamos sintiendo la necesidad de ir parando después de la fuerza que sentimos mientras ovulábamos. Empezamos a estar más irascibles, menos sociables… Cuando escuchamos nuestros cuerpos y sus señales, cuando nos hacemos caso, entonces somos capaces de aislarnos un poquito y ocuparnos más de nosotras mismas, de practicar el autocuidado. Cuando hacemos esto, los beneficios son rápidamente visibles, como por ejemplo, nos viene una menstruación poco o nada dolorosa. No necesitamos que nuestro cuerpo nos pare unos días, puesto que lo hemos hecho nosotras con antelación.

En esta sociedad, septiembre es el comienzo de un nuevo curso y de nuevas resoluciones. Poniendo el ejemplo de la vida saludable, muchas mujeres llegamos del verano llenas de energía y nos apuntamos al gimnasio, a hacer algún deporte, a restringir la dieta porque estamos super motivadas para un recuperar nuestro cuerpo 10, y a medida que se acerca la Navidad, vamos perdiendo la motivación. Por eso, muchas veces, en las vacaciones de invierno vuelven los excesos de comida, bajo excusa de la celebración y el parón del ejercicio…

Desde este enfoque de los ciclos femeninos, podemos comprender que el otoño nos invita a las mujeres a calmarnos, y al estar haciendo ejercicio físico fuerte y otros esfuerzos perdemos mucha más fuerza. Llega el invierno y estamos exhaustas, agotadas, no nos hemos escuchado y esta frustración la colmamos con comida, bebida y otros excesos y malestar. nos hemos desgastado en exceso, y es difícil seguir controlando.

El hecho de haber adoptado una visión más masculina de la vida, que es más lineal, que pide potencia constante (bajo la influencia de la testosterona) y habernos desconectado de nuestra naturaleza femenina es lo que nos hace ir por la vida agotadas y frustradas.

Como emprendedoras y mujeres también podemos utilizar este enfoque para ocuparnos de nuestro proyecto de otra manera, y no tanto de cara al público.

Y me dirás… ¡soy autónoma! No puedo permitirme el lujo de pararme 3-6 meses al año (parte del otoño y todo el invierno), porque me toca introspección y recogerme y cuidarme…

Eso sería estupendo… pero todavía insostenible en esta sociedad actual… claro 😉

Lo bueno de este enfoque es que, al comprender que estamos bajo la influencia de ciclos diferentes (ver tabla más arriba), podemos ir siempre aprovechando la combinación de éstos en nuestro beneficio. Las energías se van complementando y nosotras fluimos en nuestra vida privada y profesional sin tener que prescindir de nada. Por ejemplo: una mañana de otoño en la que estamos ovulando nos sentiremos con más energía que una noche de otoño en la que estamos menstruando. Y a la vez, en esas mismas situaciones en primavera, tampoco nos sentiremos igual. Nuestro humor, energía y capacidad va fluctuando… ¿se te había ocurrido alguna vez que podría ser la influencia de todos estos ciclos de naturaleza femenina, y no simplemente porque sí?

¿Cómo de consciente eres de tus ciclos?¿Cómo de conectada estás con la Naturaleza y notas diferencias entre las diferentes estaciones y los ciclos lunares?¿Y tu energía durante el día?¿Eres más una persona de noche o te encanta trabajar a primera hora del día?¿Te interesa descubrir más sobre esto? ¿Crees que puede aportarte en tu gestión de negocio?

Yo te acompaño, si quieres entrar en este apasionante mundo del autocuidado y los ciclos femeninos desde la naturopatía y la conexión con la Naturaleza.

Elena Lodos
Naturopatía en femeninoTfn: 672.292.801

Un comentario - Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *