Cuerpo, Mente y Emoción

Naturopatía y crianza positiva

Contacta:
672.292.801

Cuando se te cae el pelo…

Cuando se te cae el pelo…

Por mechones, cada vez que te cepillas, y en la ducha, después de aclararte el champú y/o el suavizante…

¡Se te cae el pelo y piensas que te vas a quedar calva!

Vamos a ver ahora qué, cuándo y cómo es normal que se te caiga el pelo.

Los estudios dicen que se nos caen aproximadamente 100 pelos al día (en hombres igual que en mujeres). Normalmente, estos pelos vuelven a crecer; forma parte de un ciclo de renovación de células muy bien pensado de nuestro cuerpo humano.

¡Atención! 100 pelos abultan mucho más cuando son laaargos y gruesos, así que lo primero es aprender a detectar si son muchos de verdad o si sobretodo abultan mucho.

Como casi nadie tendrá tiempo de contarlos, lo que se recomienda en casos de sospecha, es hacer una foto de nuestra cuero cabelludo, en la coronilla, y también de tu coleta (su diámetro), y volver a hacerla después de un tiempo (3 meses si piensas que se te cae exageradamente, 6 meses, si te preocupa bastante o 12 meses, que es lo general, para poder ver si realmente esos cabellos dejan de renovarse.)

Ahora que ya tienes la foto hecha y guardada, te pones una alarma para dentro de 3, 6 o 12 meses, para que no se te olvide comprobarlo.

Y como ahora hay que esperar al menos 3 meses para ver si de verdad te estas quedando calva, o si sólo es una impresión, te acompaño para que puedas ocuparte activamente de la salud de tu cabellera: empezar con unos hábitos saludables, unas técnicas protectoras y una buena alimentación para mejorar su apariencia.

En tres meses, tu pelo habrá crecido al menos 3 cm, y podrás comprobar cómo mejora y que vale la pena cuidarlo un poquito más: tu pelo es el espejo de tu salud.

Hay momentos de nuestra vida en la que se nos cae más o menos pelo, y las razones pueden ser:

  • ambientales: En otoño, como las hojas caducas de los árboles, se nos cae más pelo en general. Esto empieza ya a finales de verano, es decir, en septiembre. Si notas que se te está cayendo algo más ahora, ya sabes que es normal.
    El estrés influye notablemente en la caída del pelo en la medida en que acorta la fase de crecimiento, pasando a la de reposo (en la que puede llegar a estar 3 meses) y después cae. Cuando el estrés es puntual, podemos notar la caída del pelo unos 3 meses más tarde, pero luego, vuelve a crecer normalmente. El problema surge cuando el estrés es más crónico, ya que seguiremos perdiendo pelo hasta que solucionemos el problema que nos causa estrés o que aprendamos a gestionarlo.
  • hormonales:
    • embarazo y lactancia: durante el embarazo, y debido a la alta cantidad de estrógenos, la fase de crecimiento del pelo se alarga, a costa de las otras fases (crecimiento-reposo-caída). Después del parto, que las proporciones de hormonas cambian, el proceso vuelve a ponerse en marcha, y todo el pelo que no cayó durante el embarazo, empieza a caerse ahora. Este proceso de caída y renovación del pelo puede llegar a durar hasta 2 años (en general entre 3 y 12 meses). Es la razón por la cual se piensa que la lactancia prolongada es la causante de la caída de pelo, que es otro de los mitos sobre la maternidad que desmontamos aquí.
    • menopausia: la densidad capilar disminuye, el cabello se vuelve más fino y quebradizo. Asimismo, se produce otro desequilibrio hormonal, en el que los estrógenos y la progesterona caen bruscamente, lo cual favorece la caída del pelo. La hormona tiroidea también está en relación con la pérdida drástica de pelo.
    • La píldora: debido a las hormonas masculinas que llevan algunas píldoras anticonceptivas, algunas mujeres notan que su pelo se vuelve más fino y cae más rápido. También es posible que esto pase al dejar de tomarla o al cambiar de tipo de píldora. Todo desequilibrio hormonal, ya sea elegido o no, interfiere en el funcionamiento normal de nuestras células. Donde más se nota es en la piel, las uñas y el pelo.
    • Menstruación: en los días previos a la menstruación, también hay un cambio hormonal importante que hace que se nos caiga más pelo que en otros momentos del ciclo.
  • nutricionales: la alimentación es vital para un correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, y una buena nutrición es la mejor medicina, ya lo sabes. La principal causa de pérdida de peso nutricional es la falta de hierro, así que es un buen momento para comprobar que no tienes anemia, y en todo caso, cambiar a una dieta equilibrada y rica en hierro.

Es importante hacer una cura de vitaminas A-B-C-E, niacina, zinc, azufre, ácidos grados (omegas) y proteínas. Así que atenta a los siguientes alimentos, que te aportarán todos esos nutrientes:

Huevos, salmón, judías, avena, cereales integrales, nueces, zanahoria, hojas verdes oscuras, brócoli, pimientos y cítricos, así como una buena cantidad de agua para mantener bien hidratadas todas nuestras células. (beber regularmente durante el día)

Respecto a los hábitos saludables que te deberían acompañar cada día a partir de hoy, que los conoces, los hay que influyen directamente en el cuidado del pelo y los hay más generales:

  • Cepillar 2 veces al día, suavemente. Mejor con el pelo seco (mojado es más delicado y se rompe más fácilmente) empezando desde las puntas, para desenredar y no tirar demasiado de las raíces e ir subiendo. Así también masajeamos el cuero cabelludo.
  • Dejarlo suelto regularmente, y en todo caso, evitar peinados tirantes. La coleta o un moño todo el día impide el movimiento natural y favorece que se rompa o se caiga.
  • dos manos de champú: una para pelo, y otra para el cuero cabelludo. Según qué champú uses, hará más o menos espuma, pero en principio, cuando está muy sucio, los champús comerciales hacen poquita espuma, y por eso vale la pena concrentrarse en las dos partes por separado. Los champús más naturales, en general, hacen menos espuma, con lo que no nos dan la misma información. Lavar con agua tibia y terminar el último enjuague con agua fría. (esto también nos vendrá genial para todo el cuerpo. Terminar con agua fría estimula nuestro cuerpo y nuestra energía, y se sale de la ducha con otra actitud.
  • masajear en círculos el cuero cabelludo con la segunda mano de champú.
  • evitar tintes, planchas y secador con aire caliente muy cerca.
  • con respecto a cuántas veces lavarlo, siempre dependerá del tipo de pelo que tengas. En general, cada 2-3 días está bien, pero si lo tienes demasiado graso y se te ensucia rápido, quizás sea necesario lavarlo cada día. En este último caso, estaría bien cambiar a un champú más natural o incluso casero, y acompañar con una buena dieta, para conseguir que el exceso de grasa se regule.
  • Hacer deporte suave y regular y tener una buena alimentación contribuyen directamente a mantener el pelo sano y bonito, pero también influyen de manera indirecta ayudándonos a mantener bajos los niveles de estrés físico.
  • Yoga, meditación y/o una terapia o coaching psicológicos te ayudarán definitivamente a gestionar el estrés crónico que está debilitando tu cuerpo y su funcionamiento.

Por último, algunos remedios naturales muy efectivos a medio plazo:

Champú casero

  • 50 gr. raíz Saponaria officinalis
  • 1 cucharada hojas ortiga (contiene mucho hierro y ácido fólico, y, a parte de depurativa, astringente y fortalecedora de la sangre, contribuye a prevenir la caída del pelo y es un poco colorante)
  • 1 cucharada hojas romero (tónico capilar antiséptico y colorante)
  • 1 cucharada hojas de tomillo (colorante, estimula el crecimiento, ayuda contra la caspa y da brillo)
  • 1 cucharada de cola de caballo (fuente de silicio orgánico que ayuda a reforzar y dar elasticidad al pelo)
  • 1 l de agua.

Verter 1 litro de agua hirviendo sobre las hojas y la raíz de saponaria en un recipiente. Tapar y dejar reposar 45 minutos. Después se quitan las hojas y se guarda el gel en un bote. Está listo para usar como un champú. Recuerda masajear el cuero cabelludo con las yemas de los dedos, en círculos, durante varios minutos.

**** Actualización: resulta que la raíz de saponaria no se vende en herbolarios… es muy difícil conseguirla, y hay que comprarla viva, si algún vivero te la consigue…
mmmm muy interesante… supongo que perderían demasiado dinero si permitieran que fuera tan fácil hacerse su propio champú… en verdad me enfada bastante.
Bueno, la mezcla sirve igual, aunque tan líquida, mejor usarla como tónico después de lavar el pelo. Dejando actuar mientras se masaje en círculos y después se enjuaga y aclara. Mientras, sigo buscando para conseguir una textura de champú pero natural, quiero también evitar la sosa cáustica. Ya aviso cuando lo encuentre 😉

¡Atención rubias! : esta mezcla oscurece el pelo. Así que si quieres mantener tu color, sería mejor utilizar otras hierbas. En vez de ortiga, romero y tomillo, puedes usar manzanilla +  cola de caballo.
Loción para después del lavado (necesita aclarado) Sirve contra la caspa, para fortalecer y dar brillo, y colorear ligeramente las canas.

  • dejar macerar 15 g de romero en 500 ml vinagre de manzana (de calidad) durante 15 días en un lugar oscuro, moviéndolo de vez en cuando. Después colar y guardar en una botella con un buen cierre.
  • Se utiliza después de lavar el pelo, como suavizante, dejando actuar varios minutos mientras se masajea el cuero cabelludo mezclado con agua, al principio a dosis iguales. Después se puede ir aumentando la cantidad de vinagre. Sin diluir, resulta agresivo, mejor siempre diluido.
    Al principio se puede usar cada 2-3 días e ir aumentando el tiempo a 1 vez por semana o cada 15 días, según necesidad.

 

Existen muchísimas mascarillas y lociones naturales que definitivamente ayudan a darle brillo y fortaleza a nuestro pelo, y que son más o menos afines a cada persona:

el aguacate, el huevo, el vinagre, el plátano, el aceite de coco y de oliva, el yogur, la salvia, la arcilla, la avena o la miel son altamente apreciados, y por supuesto, efectivos. Todo dependerá del tipo de cabello que tengas, de la caña que le des o del tiempo que le dediques.

Me encantaría saber cuál es tu método natural preferido y por qué, así que anímate a compartirlo.
Si crees que lo tuyo no es pasajero, y necesitas un coaching personalizado, no dudes en ponerte en contacto conmigo, y vemos juntas qué otras técnicas podemos usar para reforzar y revitalizar tu pelo.

#CuerpoMenteyEmocion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *